Logo de Ideas Comercio Justo

Tiempo de preparación: 90 minutos

Vamos a aprovechar la gran cantidad de berenjenas que nos da la tierra estos días con esta estupenda receta de pastel de berenjena.

Ingredientes:

Para relleno:

  • 3 berenjenas grandes
  • Cebolla 1 mediana
  • 3 ajos
  • albahaca
  • Sal: media cucharadita
  • Pimienta tres colores BIO y Justa
  • 2 huevos grandes
  • 200 ml de nata para cocinar. Se puede cambiar por lleche de coco BIO y Justa
  • Queso graso tipo chedar. 50gr

Para la masa quebrada:

Preparación:

Relleno:

  1. Pica la cebolla  y ponla a pochar en un cazo con a un chorrito de aceite, junto a la berenjena y el ajo. Incorporar albahaca pimienta y sal al gusto y dejar cocinar a fuego medio 35 min. La verdura debe quedar bien hecha, casi dorada, y es preferible que se cocine sin tapa para que el agua de la berenjena se evapore.

Masa: 

  1. Precalentamos el horno a 180º.
  2. Poner en un bol la harina, la mantequilla cortada en dados, la sal, y el azúcar. Con la yema de los dedos mezclamos 10 min e incorporamos el huevo batido hasta integrarlo bien en la masa. Hacemos una bola y envolvemos en film transparente para meterlo en la nevera 30 min.
  3. Sacamos la masa. Con ayuda de un rodillo, estiramos la masa hasta que tenga la forma de nuestro molde.
  4. Colocamos sobre nuestro molde, retiramos la masa sobrante de los bordes. Pinchamos la masa con un tenedor, colocamos un papel vegetal. Sobre el papel ponemos peso, bien unos garbanzos, alubias o arroz. Horneamos durante 10 minutos.
  5. Una vez pasado el tiempo sacamos, quitamos el peso y el papel vegetal y volvemos a hornear 5 minutos. Sacamos y reservamos.

Pastel: 

  1. Mezclamos los huevos con la nata y el queso, batimos e incorporamos el relleno que tenemos reservado. Cuando todo esté bien mezclado vertemos el relleno en el molde con la masa y rallamos un poquito de queso en la superficie.
  2. Metemos en el horno 20 min.

Esta receta admite muchas variantes por ejemplo en el relleno. Le puedes incorporar pasas, o frutos secos e incluso sustituir la berenjena por calabacín. Se puede consumir frío o caliente.

¡¡A disfrutar!!