Volvemos de vacaciones y deshacemos las maletas llenas de nuevos propósitos para la vuelta a la rutina. Además de buenos ratos, calma y diversión, las vacaciones nos aportan tiempo para pensar en lo que queremos ser, y sin darnos cuenta empaquetamos estos deseos y los desempaquetamos al volver a casa junto a ropa y enseres…

Propósito 1: consumir de manera responsable

Si te has traído en tu maleta el propósito de cambiar tu forma de consumo  tenemos algunas ideas que darte. Cuando hablamos de consumo responsable hablamos de un «estilo de vida». No se trata solo de cambiar de marca o de producto a la hora de consumir, la esencia de un consumo responsable es alcanzar una vida satisfactoria dentro de los límites biofísicos del planeta, y procurar al tiempo que nuestras acciones no repercutan negativamente en ninguna otra persona.

Llevar a cabo un consumo responsable implica ajustar los consumos a las necesidades reales, preguntándonos si necesitamos realmente aquello que vamos a comprar.

Propósito 2: llevar una vida más sostenible

La preocupación por el medio ambiente ha aumentado significativamente en estos tiempos pero ¡qué difícil es llevar una vida sostenible! La sociedad de consumo basada en un crecimiento sin límite no nos lo pone fácil ¿verdad?. Te damos algunas claves para tu día a día:

  1. Reduce tu consumo de plástico.  No basta con reciclar, es importante reducir el número de envases que entra en nuestra casa. Hay un montón de alternativas y en vivirsinplastico.com tienen muy buenas ideas.
  2. Compra productos locales y de temporada. Es muy importante consumir los productos que nos da la tierra en cada momento ya que ayuda a reducir las emisiones de CO2 y apoyar su sostenibilidad. Además consumes productos que han sido recogidos en su punto óptimo de maduración, que están más buenos, a un precio justo y que favorecen la economía local. En Soydetemporada nos ofrecen un calendario muy chulo que te va a orientar a la hora de hacer tu compra.
  3. Deja el coche en casa. Pues eso, en bici, en metro, tren, transporte público,, patinete… o simplemente dando un paseo. Que el coche no forme parte de tu organización diaria es la clave. Y por supuesto exige a las administraciones que fomenten el uso de medios de transporte alternativos y que lleven a cabo políticas públicas que favorezcan ciudades más amables y verdes.

El Comercio Justo es una alternativa al comercio convencional que garantiza el respeto a los derechos humanos y al medio ambiente. Es una opción de consumo más responsable que los productos convencionales por muchos motivos. pero ¿es más caro? ¿qué tipos de productos hay? ¿Como los diferencio? En este post te explicamos algunas claves sobre el movimiento que te van a aclarar muchas de tus dudas.

En IDEAS tenemos más de 200 referencias de productos Bio y Justo que puedes encontrar en tu tienda especializada de referencia.

Catálogo de productos de Comercio Justo y Agricultura Ecológica
Catálogo de productos de Comercio Justo y Agricultura Ecológica