Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Ok Más información

El Blog de IDEAS

Manduvirá, donde la lucha campesina cumplió su sueño y el Comercio Justo lo mantiene

06 de Julio de 2017 0 Comentarios
Manduvirá, donde la lucha campesina cumplió su sueño y el Comercio Justo lo mantiene - IDEAS

Durante el pasado mes de abril estuvimos en Paraguay visitando la cooperativa Manduvirá, acompañados de varios periodistas españoles y con un doble objetivo: dar a conocer a los medios la labor del comercio justo en las comunidades del sur a través del ejemplo de esta exitosa cooperativa, y ver el estado en el que se encuentra la construcción de un laboratorio de suelos, que permitirá la mejora de la calidad de la caña cultivada por sus socios y socias.

Manduvirá es una cooperativa creada por campesinos que cultivan caña de azúcar orgánica. La influencia de esta cooperativa paraguaya en la comunidad es muy significativa y está muy presente en la vida de Arroyos y Esteros, un pueblo situado a unos 40km de la capital, Asunción. Desde su creación en 1975 por un grupo de campesinos hasta hoy, Manduvirá se ha convertido en símbolo de la lucha campesina por la tierra y por una vida digna y en ejemplo de lo que el comercio justo puede hacer por las personas y el entorno.

Paraguay es un país mayoritariamente agrícola y ganadero  en el que la concentración de la propiedad en pocas manos y la reciente inmersión de grandes empresas extranjeras que pugnan por la tierra e imponen cultivos y precios, impide a muchos paraguayos vivir de su trabajo. Arroyos y Esteros era hace unos años un pueblo seguramente igual a otros tantos de la zona. Las familias, a partir de mayo con la zafra, inician desde muy temprano su jornada en el campo, cortando la caña, limpiándola y transportándola en carro de bueyes hasta la fábrica de azúcar, para recibir un sueldo cada vez más ajustado. Se trata ya de una caña de azúcar libre de químicos que compite en el mercado internacional como producto orgánico para diferenciarse de sus países vecinos también de tradición azucarera.

Organizados como cooperativa Manduvirá y bajo el liderazgo de Andrés González uno de sus socios, los campesinos de Arroyos y Esteros deciden un día intentar cambiar su futuro y perseguir su sueño. Con todas las de perder se enfrentan al patrón de la fábrica que les compra la caña para pedir una mejora en el precio que reciben por tonelada de caña entregada, emprendiendo un largo camino que cambiaría definitivamente sus vidas y la historia de su pueblo. Primero en 2004, tras varias reuniones fallidas y mucha tensión se emancipan de Otisa, la azucarera de la que dependían, y alquilan una pequeña fábrica; se forman y comienzan a producir ellos mismos azúcar orgánica. Es entonces cuando las importadoras de comercio justo comienzan a interesarse por Manduvirá y su producto, estableciendo contratos que permiten a la cooperativa prosperar e invertir su prima en servicios beneficiosos para la comunidad.

Es en 2011, tras años de intenso trabajo y renuncia cuando inician la construcción de su propia fábrica de azúcar orgánica y de comercio justo. Habían alcanzado su sueño, eran dueños de su propio destino.

 

La cooperativa azucarera Manduvirá se ha convertido hoy el en centro de la vida pública de toda la comunidad de Arroyos y Esteros. Con una población de unos 20.000 habitantes, la azucarera da trabajo a más de un 60% de las familias, donde muchos de sus miembros son socias y socios directos. El trabajo que realiza Manduvira no se limita a comprar la caña de sus productores y productoras a un precio superior, sino que ofrece multitud de servicios a la comunidad, gracias en parte a la prima que obtienen del comercio justo y al compromiso y visión de la gerencia.

Manduvirá realiza multitud de talleres de capacitación y formación sobre temas tan diversos como cultivo orgánico, igualdad de género, planificación familiar, teatro….Entre los servicios más utilizados están la asistencia sanitaria, los microcréditos o el incentivo que reciben las familias socias cuando sus hijos finalizan las diferentes etapas educativas. En definitiva la cooperativa cubre servicios fundamentales que permiten a sus miembros progresar en su trabajo y llevar una vida digna.

La cooperativa continúa hoy buscando formas de mejorar la vida de su comunidad. Un ejemplo lo tenemos en la reciente construcción de un laboratorio de suelos, con un proyecto en el que colabora IDEAS junto con el Ayuntamiento de Córdoba. Gracias a este laboratorio, los productores podrán obtener abono orgánico a la medida de su tierra de cultivo, aportando los nutrientes deficitarios que tenga su tierra de forma natural y mejorando la productividad del suelo y la calidad de la caña.

Manduvirá es un ejemplo emblemático de lo que significa en la realidad consumir productos de comercio justo. La mejora de la vida de sus productoras y productores es tan significativa que merece la pena apostar por este modelo de consumo. Gracias al Comercio Justo las productoras y productores de Manduvirá han alcanzado su sueño, y lo mantienen.

El éxito de Manduvirá nos recuerda que luchar por un comercio justo es un acto de justicia que le debemos a las productoras y productores y a la tierra que pisamos, y es también una apuesta por un mundo posible y mejor. Es en definitiva la alternativa necesaria al comercio convencional que debemos exigir en nuestra cesta de la compra y en la de nuestras instituciones y gobernantes.


Más info sobre Manduvirá:

Deja un comentario