Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Ok Más información

El Blog de IDEAS

“Podemos romper el paradigma, las cosas se pueden cambiar aunque te digan lo contrario”

05 de Julio de 2017 0 Comentarios
“Podemos romper el paradigma, las cosas se pueden cambiar aunque te digan lo contrario” - IDEAS

Manduvirá es una cooperativa de trabajo creada por campesinos que cultivan caña de azúcar orgánica. Andrés González, su actual gerente con el que hemos tenido la oportunidad de hablar, es uno de los líderes del movimiento campesino que ha posibilitado que pequeños productores de azúcar de caña sean dueños de su propia fábrica hoy.

La influencia de esta cooperativa paraguaya en la comunidad es muy significativa y está muy presente en la vida de Arroyos y Esteros, un pueblo situado a unos 40km de la capital, Asunción. Desde su creación en 1975 por un grupo de campesinos hasta hoy, Manduvirá se ha convertido en símbolo de la lucha campesina por la tierra y por una vida digna y en ejemplo de lo que el comercio justo puede hacer por las personas y el entorno.

Buenos días Andrés, en primer lugar cuéntenos su trayectoria, cómo llegó a liderar la lucha de la cooperativa Manduvirá.

La clave está en mis raíces. Mi papá es agricultor de caña de azúcar, y mi mamá es profesora jubilada de escuela. Incluso hoy, mi mayor afición es leer libros, por eso soy un poco soñador y creo que las cosas son posibles.

Al terminar la secundaria estuve trabajando con mi padre cortando la caña y llevándola a la fábrica de Otiza en carreta de bueyes. Las carretas de bueyes tienen una velocidad de 5km por hora y yo iba y venía con la carga a la Fábrica todos los días varias veces. Esta parte de mi vida me forjó mi carácter, me hizo desarrollar la paciencia y es la paciencia la que nos ha ayudado a llegar a donde estamos. Yo era un soñador, que en esas horas interminables pensaba que quería cambiar esa situación, que sabía que no era buena. Un día había una vacante en la cooperativa, y como yo era un alumno aventajado con muy buenas notas me dieron un puesto. Me empecé a relacionar con los productores y productoras. Personas que cada día se estaban volviendo más pobres y ahí empezó el cambio. Me di cuenta de que eso tenia que cambiar. Es ahí donde me decido a dar el paso y encabezar el movimiento.

Usted lideró el movimiento que posibilitó a Manduvirá emanciparse de la fábrica de y finalmente construir su propia fábrica de azúcar… ¡es usted un líder innato!

Sí, recuerdo que en mi juventud hubo un caso que me marcó. Una vez hubo un problema muy grave en Arroyos y Esteros: murió una persona muy pobre. No tenía parientes y parecía que iba a quedar sin poder ser enterrado. Un grupo de jóvenes hicimos una colecta, compramos un ataúd pero no querían darle permiso aquí, en la municipalidad de Arroyos para su entierro y bueno… el caso llegó hasta el presidente de la República de entonces… Realmente siempre tuve ese personalidad de “rebelde sin causa”.

Pasado todo esto, después de conseguir su propia fábrica ¿siente que ya a conseguido su sueño?

Es increíble cómo son las cosas… Me he dado cuenta de que la fábrica es la punta de iceberg. Es un proyecto muy grande, y hay cosas aún mucho más grandes que se pueden hacer. Ofrecemos multitud de servicios a la comunidad como han podido ver, y tenemos ya nuevos proyectos que pondremos en marcha en estos próximos años. Sí, siento que he cumplido mi suelo… bueno, quizás no el 100%. Esto es algo que no podemos decir que haya terminado, es un proceso. Nuestro sueño realmente es que toda la comunidad se involucre, que todas las personas mejoren su vida, pero hay dificultades. La bajada del precio del azúcar en estos últimos meses ,por ejemplo, ha repercutido negativamente en nuestro proyecto, los resultados son más lentos. Tenemos mercado seguro, y aún así hay buen precio, pera la gente quiere ya obtener más beneficios.

 

¿Y qué piensan los productores y productoras?

No es fácil cambiar la mentalidad y darse cuenta de que no eres solo un productor o productora, sino que eres duelo de tu propia fábrica. Tenemos que cambiar el chip y pensar como industriales pero sin perder nuestros orígenes y en eso estamos, no podemos perder la visión.

¿Cuál es la relación de Manduvirá con la cooperativa IDEAS?

Intentamos cuidar mucho a todos nuestros clientes, grandes y pequeños. Vemos que en IDEAS sois gente muy comprometida. Comprometida con los principios del comercio Justo y solidaria. Para nosotros es muy importante tener una relación con ustedes, que va mucho más allá de comprar y vender. Realmente creo que el Comercio Justo busca eso. Presumimos de que la mayoría de nuestros clientes, como es el caso de IDEAS, no sólo tienen un fin comercial, sino que buscan relaciones a largo plazo, apoyar a los productores y productores, una forma de entender el mundo, y por ahí van nuestras preferencias.

Olga, productora de azúcar y socia cooperativa de Manduvirá

Trabajadores del almacén cargando sacos de azúcar a contenedores

Leticia González, responsable de proyectos de Manduvirá

¿Qué es para usted el Comercio Justo?

Es el mejor mejor sistema que yo conozco hasta ahora. No es perfecto ¿verdad?. Hay ciertas cosas que se pueden mejorar pero es una herramienta muy importante para luchar contra la pobreza y la injusticia. Es una alternativa muy buena y sostenible a largo plazo que es muy muy importante.

¿Qué le decimos a los consumidores españoles para que compren productos de Comercio Justo?

Lo mejor que uno puede hacer es tener un consumo no egoísta, orientado a satisfacer mis propias necesidades. Comprar un producto sólo porque me gusta ese chocolate ese café… pensar más allá de eso. Con ese producto yo estoy ayudando a un productor o a una familia. Es un consumo sin culpa podríamos decir, en el que no hay explotación infantil, se paga un precio justo, se cuida el medio ambiente… Porque en definitiva, aquí o allí en España compartimos muchas cosas. Respeto a la naturaleza, a las personas… el producto que se consuma en España ha de tener ese sabor a justicia, a solidaridad.

Queremos compartir y transmitir que se puede, que podemos romper el paradigma y que las cosas se pueden cambiar, aunque te digan lo contrario. Queremos que nuestro trabajo inspire a otros productores, porque aquí en Arroyos y Esteros una pequeña comunidad alejada del todo lo conseguimos. Teníamos un sueño y mucha determinación y valentía y lo logramos.

Gracias Don Andrés por atendernos. Gracias a vosotros por darme la oportunidad de compartir lo que siento.


Más info sobre Manduvirá:

Deja un comentario