Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Ok Más información

El Blog de IDEAS

El aceite de palma en los productos de Comercio Justo. Resolvemos tus dudas.

18 de Mayo de 2017 4 Comentarios
El aceite de palma en los productos de Comercio Justo. Resolvemos tus dudas. - IDEAS

En IDEAS tenemos un amplio surtido de alimentación que cumple con los principios de Comercio Justo y Agricultura ecológica libre de aceite de palma como las galletas speculoos de esta foto. Aún así en los casos en los que lo utilizamos procede de fuentes sostenibles y no perjudica el medio ambiente.

¿Por qué se utiliza aceite de palma en productos Comercio Justo?

El aceite de palma es un aceite de origen vegetal que se obtiene del mesocarpio de la fruta de la palma Elaeis guineensis.  Es el más utilizado del mundo. Está en multitud de productos que consumimos a diario pero en muchos casos su producción conlleva excesos mediambientales y sociales. De ahí la importancia de que sea BIO&JUSTO

El aceite de palma es el más utilizado del mundo, por delante del de soja o el de colza. Se produce a partir de los frutos de la palma africana (Elaeis guineensis) y se ha convertido en una materia prima usada a nivel global para la elaboración de una gran cantidad de productos de la industria alimenticia y cosmética.

El aceite de palma está desplazando a las grasas hidrogenadas, que se han demostrado nocivas para la salud. No obstante, este aceite es muy rico en grasas saturadas, por lo que es preferible no abusar de él.

La palma aceitera se cultiva en países tropicales, donde a menudo representa una base importante para las economías locales, así como una materia prima para la industria local.

Su cultivo en Indonesia y Malasia, los dos países que concentran el 85% de la producción mundial, ha tenido un fuerte impacto ambiental y social.

La expansión de monocultivos intensivos, como las plantaciones de aceite de Palma, especialmente en el sudeste asiático, se ha asociado con la deforestación de los bosques tropicales, la apropiación de tierras pertenecientes a comunidades autóctonas, abusos contra los derechos humanos y la muerte de ejemplares de diferentes especies animales, como elefantes, orangutanes y tigres de Sumatra.

¿A qué se debe su éxito?

El aceite de palma es económico, versátil y actualmente está dentro de un mercado estable.

Hay muchas razones para que el de palma se haya convertido en el aceite vegetal más consumido del mundo:

  • En alimentación, su condición sólida a temperatura ambiente y su textura untuosa permite sustituir la mantequilla o las grasas hidrogenadas de muchos productos procesados.
  • Es un ingrediente difícil de sustituir en otros sectores industriales, como el de la cosmética o los productos de limpieza. Además, su cultivo es más rentable que el de sus hipotéticos sustitutos, como el aceite de soja o el de coco.

¿Es posible un aceite de palma sostenible?

La certificación más elevada sería aquel aceite que está certificado ecológico y de comercio justo. Este es el caso de la certificación IMO (fair for life)

Por otro lado, está la RSPO, que ha creado un sistema de certificación de aceite sostenible. Establece criterios y sistemas de auditoría que pretenden garantizar que la producción respete los derechos laborales y de las comunidades indígenas, que no se ocupen nuevas zonas de elevado valor medioambiental y que no se amenace la biodiversidad, además de promover prácticas agrícolas más limpias.

Esta organización cumple sus objetivos, pero con matices:

  • Es válido para las nuevas plantaciones, pero no soluciona los problemas creados en el pasado por empresas que ahora son miembros de la RSPO.
  • Es mejorable, ya que hay aspectos como el cambio climático o la prohibición de pesticidas especialmente peligrosos, como el paraquat, que todavía no se han abordado.
  • Todavía no se han hecho estudios de impacto que avalen que realmente suponen una mejora en el terreno.

Hay varias fórmulas de abastecimiento de aceite de palma que pueden usar los fabricantes amparándose en que son sostenibles, pero no todas tienen el mismo valor:

Aceite certificado sostenible (CSPO): La RSPO certifica que el aceite de palma se produce de manera sostenible y que lo que se vende bajo esa nomenclatura de sostenible es efectivamente aceite producido en plantaciones certificadas.

El procedimiento de auditoría de la certificación incluye la revisión de la documentación, controles en el terreno y entrevistas con los actores externos (comunidades locales, organizaciones de trabajadores, pequeños agricultores, ONG nacionales…).

Compra de certificados Book & Claim: Liderado por Greenpalm, implica que se paga a un productor de aceite sostenible por las certificaciones, aunque el aceite que realmente se utilice pueda provenir de cualquier fuente.

Si bien es verdad que con el dinero desembolsado por los certificados Book&Claim se apoya económicamente la producción sostenible y este hecho es mejor que nada, también es cierto que se sigue adquiriendo aceite de palma no certificado como sostenible. El sello GreenPalm, que se pone en los productos que siguen este sistema, resulta engañoso para el consumidor por ser demasiado similar al sello RSPO, sin contener aceite certificado sostenible.

Beneficios del aceite de palma certificado

Los resultados de un estudio internacional realizado por la American Oil Chemists Society entre los 9 principales productores de aceite de palma sostenible certificado por RSPO, identificaron varios beneficios de la certificación RSPO y así de las buenas prácticas ambientales y socialmente responsables. Entre los beneficios más importantes se encuentran la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, una mejor gestión de los residuos, un menor uso de los pesticidas, un mejor cumplimiento de los requisitos normativos, la reducción de los accidentes laborales y una mayor productividad.

Fuente: http://www.palmoilandfood.eu/es/el-aceite-de-palma-sostenible

En Comercio Justo y desde IDEAS consideramos que se debería vetar el aceite de palma producido de manera no sostenible y garantizar al consumidor el respeto de unos mínimos medioambientales y sociales.

IDEAS, como organización de más de 20 años trabajando bajo los principios de Comercio Justo, defiende una economía que pone a las personas en el centro, con respecto a la tierra y los derechos humanos. Algunos de nuestros productos tienen como ingrediente (aunque en pequeñas dosis) aceite de palma. Sin embargo en la mayoría de los casos es ecológico y/o de Comercio Justo.

En los últimos años se está sustituyendo el aceite de palma por el de girasol u olivia, pero todavía tenemos algunos casos en los que es complicada su sustitución (crema de avellanas y snacks salados).

El uso de aceite de palma orgánico de Comercio Justo en las cremas de cacao : Serendipalm – Ghana 
Serendipalm en Ghana ha demostrado cómo es posible el cultivo de palma en términos de sostenibilidad medioambiental y responsabilidad social en toda la cadena de producción. La zona en la que opera agrupa a cientos de pequeños productores de palma, cacao y cítricos que se ganan la vida cultivando pequeñas parcelas de entre 1 y 2 hectáreas. Este aceite después de la desodorización, se utiliza en la “tarta de chocolate” que estamos comercializando actualmente. Por el momento no es posible utilizarlo en otros productos horneados, ya que estas requieren un proceso tecnológico (proceso de fraccionamiento del aceite) de altísimo coste económico.

Oxfam también utiliza en sus cremas (de avellanas y fondant)  aceite de palma Bio&Justo procedente de Serendipalm-Ghana (Africa) certificada por IMO (Fair for live) y ecológico. La crema de avellanas contiene un 4% de aceite de palma y la fondant un 2,35%.

Ethiquable en el caso de utilizar aceite de palma, siempre está certificado de Comercio Justo y Ecológico, producido y cultivado en Ecuador por pequeños productores. Así, para las  patatas fritas o platanitos fritos, utilizamos aceite de palma Bio&Justo de Ecuador sin impacto para el medio ambiente o su ecosistema.

4 Comentarios para “El aceite de palma en los productos de Comercio Justo. Resolvemos tus dudas.”

  1. Vanesa dice:

    Sigo teniendo otra duda. Más allá de su procedencia de fuentes sostenibles, ¿qué pasa con el procesado? El ácido palmítico se vuelve especialmente perjudicial al ser tratado a altas temperaturas, a la que someten este aceite para eliminar su apariencia rojiza y mejorar su sabor y olor. ¿Aún así se justifica su uso?

    • Ana Ideas dice:

      Hola Vanesa, en primer lugar agradecerte el interés. Te respondemos a las lógicas dudas que nos planteas:
      El aceite de palma es bastante rica en grasas saturadas, su consumo excesivo puede aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular y también puede conducir a un aumento en el colesterol LDL (llamado “colesterol malo”). Por lo tanto, es importante limitar la ingesta diaria de grasas saturadas. Lo mismo se aplica en el resto de productos derivados y la regla no es exagerar sino lo importante es llevar una dieta equilibrada. Sin embargo, en los snacks salados que son fritos a altas temperaturas, todos los aceites vegetales (girasol por ej) se convierte en grasa trans. Es decir, en unas patatas fritas por ej. el efecto negativo en la salud es el mismo si está frito con aceite de girasol o de palma.
      Además, la cuestión de la salud es más complejo aún. Antes de que puedan ser utilizados en el producto final, otros aceites vegetales a menudo tienen que ser transformados de estado líquido a sólido (hidrogenación). Este proceso a menudo produce ácidos grasas trans en el producto final. De acuerdo a los científicos son más perjudiciales que las grasas saturadas, y dado que a temperatura ambiente el aceite de palma es sólido, este proceso no es necesario. Así que por razones de salud es mejor no sustituir el aceite de palma con otro aceite vegetal en el caso de las cremas de cacao y avellanas.

      En Comercio Justo y desde IDEAS consideramos que se debería vetar el aceite de palma producido de manera no sostenible y
      garantizar al consumidor el respeto de unos mínimos medioambientales y sociales.

      IDEAS, como organización de más de 20 años trabajando bajo los principios de Comercio Justo, defiende una economía que pone a las personas en el centro, con respecto a la tierra y los derechos humanos.

      El 97% de nuestros productos son Libres de aceite de palma y los pocos que lo contienen, es aceite de palma ecológico y de Comercio Justo.
      Le invitamos por tanto a probar la gran variedad de productos BIO&JUSTO sin gluten y sin aceite de palma!!

      Esperamos haberte ayudado.
      Un saludo

  2. Fernando dice:

    Me permito hacer unas observaciones, me parece injusto meternos en un mismo saco la palma de Asia (indonesia y malasia) con la de latino América en especial la de Ecuador, nuestras realidades sociales son muy diferentes y en el aspecto ambiental el gobierno lo tiene muy bien regulado. Le comento que somos 7000 agricultores palmeros en el Ecuador y de esos el 90% somos pequeños y medianos, de los cuales el 56% presentan pérdidas estructurales es decir trabajamos a pérdida por precios bajos y golpes fitosanitarios severos (pc pudrición de cogollo) por lo tanto me parece muy ligero de análisis la propuesta de no comprar aceite de palma sin certificación, la explosión social sería debastadora, me parece que se le debe dar al agricultor las facilidades para acceder a este tipo de certificaciones, encaminarlo. El comercio justo me parece el camino pero guiando al agricultor. Un dato más como aporte a la discusión, la palma aceitera es el cultivo más eficiente en producción de aceite por hectárea de terreno, al intentar sustituir por otro cultivo las necesidades de terrenos agrícolas aumentarían de forma significativa con las consecuencias ambientales respectivas

    • Ana Ideas dice:

      Querido Fernando

      Entendemos su posición y la solución a un problema de esta envergadura es por tanto compleja y hay que tener en cuenta muchos factores y actores implicados.
      Certificar el producto tanto en agricultura ecológica como en Comercio Justo, no sólo no es fácil,sino que vamos en contra de un mercado que sólo prima el beneficio económico para unos pocos -con independencia a quien explote o extinga.
      IDEAS es una pequeña cooperativa de más de 20 años con menos de un docena de trabajadores que luchamos contra este sistema injusto día a día.
      Y nuestra apuesta es y seguirá siendo clara: trabajar con grupos campesinos de agricultores que apuesten por el medioambiente y el respeto a las personas y a las estructuras democráticas. Para ello, no sólo trabajamos bajo certificaciones tradicionales sino certificaciones de confianza, pero siempre dentro de las redes de Comercio Justo y Economía Solidaria.
      Estamos completamente de acuerdo con ustedes, en que instituciones públicas deberían apoyarles en el proceso de certificación, de reconversión, buscando su sostenibilidad social y medioambiental.
      les deseamos lo mejor en su proyecto y que sigamos construyendo entre todos un mundo más justo y sostenible

      Atentamente
      El equipo de IDEAS

Deja un comentario