IDEAS: 20 años latiendo


En abril de 2017 se cumplen 20 años de la fundación de IDEAS Comercio Justo (Iniciativas de Economía Alternativa y Solidaria Soc. Coop. And. de Interés Social) y queremos celebrarlo con todas vosotras y vosotros y haceros partícipes de nuestra historia. 

Los comienzos

El germen y parte de las personas socias fundadoras de IDEAS provinieron de la cooperativa Sandino. Sandino fue la primera organización, junto con Traperos de Emaús Donosti-San Sebastián, que comenzó a trabajar adoptando los criterios del sistema de Comercio Justo en España. Era el año 1989.

Estamos hablando de una época en la que ni siquiera en el ámbito de la Cooperación al Desarrollo se conocía lo que intentábamos poner en marcha, de hecho se nos miraba un poco como a los fenicios del Tercer Sector, ¿qué era esto de meter comercio, productos y transacciones económicas en las políticas de cooperación?

Para nosotros y nosotras era un devenir natural, desde nuestra óptica de compromiso con el desarrollo de los países empobrecidos. Compromiso que comenzaba con la Ayuda Humanitaria en atención a las víctimas de desastres naturales o humanos y de conflictos armados; proseguía con la Cooperación al Desarrollo orientada a promover el progreso económico y social global de forma sostenible y equitativa, fomentando el desarrollo de infraestructuras básicas (sanidad, educación, capacitación, transferencia de tecnología, etc.); y se consolidaba con el Comercio Justo, impulsando proyectos productivos, que no solo dieran entrada en el mercado internacional -bajo criterios éticos y sociales- a las materias primas de pequeñas y medianas cooperativas de producción, sino que creara puestos de trabajo y riqueza, tanto en el Sur como en el Norte. Que repartiera de forma equitativa los beneficios de la renta, y que destinara parte de éstos tanto a mejorar las infraestructuras ya existentes, como al desarrollo económico de esas organizaciones y sus familias.

“Casi tres décadas después, ya nadie en el Estado español cuestiona o discute la necesidad de un comercio justo… tanto dentro del sector de la cooperación como en el público incluso en el sector privado”

Casi tres décadas después, ya nadie en el Estado español cuestiona o discute la necesidad de un comercio justo. No sólo dentro del sector de la cooperación, donde se ha transformado en un sistema insustituible a la hora de identificar, planificar e implementar políticas de desarrollo sostenibles en el tiempo. También en el ámbito público, donde su labor de sensibilización e influencia ha logrado que las Administraciones Públicas implanten y fomenten cláusulas sociales y medioambientales en las políticas de contratación pública. Y dentro del sector privado, donde pequeñas, medianas y grandes empresas han ido adoptando criterios éticos y sociales a la hora de subcontratar, así como en la provisión de sus insumos y en la tipología de los productos que importan, elaboran y/o comercializan.

En la distancia podemos visualizar aquellos comienzos como un gigantesco juego de ensayo y error. Nos faltaba capacitación y experiencia a raudales, prácticamente en todas las áreas de trabajo que enmarcaba el Comercio Justo: procesos de importación Sur-Norte; logística, distribución y comercialización de productos textiles, artesanales y alimenticios en un “mercado solidario” todavía en pañales en España; reinversión de beneficios para la puesta en marcha y control de proyectos productivos en origen; gestión económica eficiente de nuestra propia organización; y generación, presentación y ejecución de proyectos de Cooperación al Desarrollo que a través de la financiación de las agencias multilaterales apoyaran y apuntalaran los proyectos productivos con los cuales trabajábamos. Y todo esto, claro, con recursos económicos extremadamente escasos, que muchas veces salían de los propios bolsillos de las y los cooperativistas.

El compromiso

 

Fue una aventura maravillosa, un salto al vacío que nos obligó a trabajar a semana completa día y noche, a capacitarnos a marchas forzadas, a asumir riesgos de vértigo. Y así progresivamente el trabajo dejó de ser trabajo para convertirse en una opción de vida, porque nuestras cabezas no pensaban en otra cosa, funcionaban en un solo registro: cómo hacer viable al Comercio Justo en general, y a IDEAS en particular.

De alguna manera, nos sentimos depositarios de una misión que superaba de largo nuestras expectativas de vida individuales, formábamos parte de una suma mucho más amplia. Todo estaba al servicio y se hacía en función de IDEAS: amistades, relaciones, proyectos, sueños, y sobre todo nuestro tiempo, tanto de ocio como de trabajo, tanto material como mental. Este contexto también provocó que los miembros primigenios de la cooperativa conformaran una familia ampliada, que funcionaba a golpe de trabajo a destajo, de un optimismo hasta ingenuo, y fundamentalmente de buen humor. La historia de IDEAS no se puede explicar sin la risa y el disfrute.

La consolidación de un proyecto

Todo esto se tradujo en un crecimiento continuado de la organización, tanto de proyectos productivos, como de volúmenes de importación, personal e infraestructuras. Paralelamente, IDEAS participó en la génesis del movimiento de Comercio Justo estatal, apoyando la apertura de tiendas de Comercio Justo en toda la geografía española y generando redes entre ellas, siendo socia fundadora de REAS (Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria) y de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo. También fuimos socios de EFTA (Asociación Europea de Comercio Justo), plataforma formada por los principales importadores europeos de Comercio Justo de nueve países (Austria, Bélgica, Francia; Alemania, Italia, Holanda, España, Suiza y Reino Unido), cuyo cometido es fomentar la cooperación y el trabajo en red para facilitar la coordinación entre sus miembros. Actualmente lo somos de WFTO (Organización Mundial del Comercio Justo), asociación global de 324 organizaciones en más de 70 países, cuyos miembros son fundamentalmente cooperativas de productores, pero también empresas de comercialización, importadores, redes nacionales y regionales y las organizaciones de apoyo al Comercio Justo. Así mismo, colaboramos, junto con otras organizaciones, en la puesta en marcha del sello de Comercio Justo en España (FLO), contribuyendo en los grandes debates metodológicos e ideológicos que marcaron la evolución del Comercio Justo en la península ibérica. Muy importante también el compromiso con la banca alternativa y en concreto nuestra relación con Fiare Banca Ética.

Es de destacar la aportación de nuestra área de Acción Social y Cooperación introduciendo en el debate público, y en las administraciones y empresas, los conceptos de Compra Pública Ética y Compra Empresarial Responsable, a través del programa europeo de Ciudades por el Comercio Justo, que IDEAS lidera en España desde el año 2006. Su labor incesante de sensibilización y lobbying la ha transformado con los años en un órgano de consulta y asesoramiento a la hora de transponer normativas europeas e introducir cláusulas sociales y medioambientales en los contratos públicos.

IDEARIA, Encuentro de Economía Social y Solidaria, que IDEAS y REAS co organizan desde hace 24 años, ha sido un foro de identificación, promoción y puesta en común de la gran mayoría de realidades que la Economía Solidaria ha sido capaz de engendrar, impulsando iniciativas que promueven la justicia social, la protección de los derechos humanos y el desarrollo sostenible. Ofrece un marco de reflexión, debate, formación y propuestas para recuperar valores éticos en el terreno de la economía, brindando alternativas sostenibles a las problemáticas sociales, económicas, ecológicas y culturales contemporáneas.

Momentos difíciles y cambio de paradigma. Nace Bio&Justo

La progresión, crecimiento y fortalecimiento de la cooperativa en su primer decenio, junto a una administración precavida y unas políticas de gasto más que austeras, posibilitaron que sobreviviera a la crisis económica del 2008, que tantas organizaciones afines y del sector se llevó por delante. Un poco por obligación, y bastante más por visión, con la crisis arreciando fuimos capaces de cambiar por completo el paradigma productivo y funcional de la organización, centrándonos en los productos de alimentación ecológicos, y formando parte también del boom de este sector en su expansión en la península. Obviamente, esta transformación en condiciones extremadamente complicadas tuvo costes muy altos, tanto a nivel económico, como organizativo-funcional, e incluso personales.

Esta retrospectiva estaría incompleta si no pusiéramos en valor el trabajo de tantas y tantos colaboradores/as, cientos de personas, tanto dentro como fuera de la organización. Gente comprometida desde la raíz, que se ha dejado la piel y la economía apoyando en función de sus posibilidades, desde un tenderete, una organización de consumidores y consumidoras, una tienda o una pequeña ONGD, generando y poniendo en marcha iniciativas de Comercio Justo y Economía Solidaria. Gente que ha invertido en la cooperativa sin pedir nada a cambio, solo por compartir una utopía, que sigue asistiendo a nuestras asambleas y trabajando con IDEAS 20 años después.

IDEAS hoy

A marzo de 2017 IDEAS es una realidad consolidada, hemos dejado atrás la adolescencia, seguimos mirando el futuro con pasión pero asentados sobre mimbres mucho más firmes. La organización se ha transformado en un referente del movimiento de Comercio Justo y la Economía Social y Solidaria, ha ampliado sus capacidades y las fronteras de su intervención, se ha renovado y ha innovado, adaptándose a los desafíos que impuso el nuevo siglo. Y esto lo ha logrado sin perder sus señas de identidad, con las mismas ansias de revolucionar, con el mismo entusiasmo por transformar el entorno económico y social para construir un mundo más justo y sostenible.

Hoy echamos la vista atrás, y nos invade una inmensa sensación de agradecimiento. Agradecimiento a las personas que ya no están en IDEAS, por haber sido capaces de imaginar y tenido el coraje de ejecutar; a los grupos productores por su sacrificio, su constante evolución y capacidad de innovación; al resto de tiendas y organizaciones de Comercio Justo estatales y europeas que con los que hemos recorrido un camino que muchas veces no tuvo horizonte, y aún así seguimos transitando; a funcionarios/as y políticos/as empeñados/as en cambiar su ecosistema, que desde las instituciones del sector público creyeron en nuestro proyecto y nos respaldaron; a las entidades de Banca Ética, que avizoraron nuestra potencialidad incluso antes que nosotros, y financiaron nuestro crecimiento y expansión; a las empresas de nuestro sector y no tanto, que asumieron el Comercio Justo corrigiendo su ADN; a todas y todos los/as consumidores/as responsables que posibilitaron que hoy estemos aquí. Y como no a nuestros/as prestamistas solidarios que son la base financiera de nuestra cooperativa.

El secreto del éxito es la constancia en los propósitos. En IDEAS seguimos y seguiremos apostando por los buenos propósitos de un mundo más justo y solidario. En síntesis, agradecimiento a la vida por habernos permitido materializar un sueño, por habernos dado tanto.

 

Hemos tenido sueños y hemos tenido pesadillas, superamos nuestras pesadillas gracias a nuestros sueños. (Jonas Salk) … Seguiremos soñando, seguiremos latiendo…

Equipo IDEAS