Cacao de costa de marfil BIO&JUSTO

La primera cooperativa ecológica del país que ha producido un chocolate puro en origen. Una receta de éxito tiene dos ingredientes: una organización campesina y los principios del Comercio Justo.


Siete años han pasado desde la creación de la SCEB, Sociedad Cooperativa Equitativa de Bandama, primera cooperativa de cacao ecológico de Costa de Marfil que dio a conocer entre los consumidores el primer chocolate puro BIO. Un momento clave es cuando le otorgan a su cacao el rango de “Grand Cru” o Gran reserva, gracias a su experiencia y al apoyo de las cooperativas de Comercio Justo IDEAS- ETHIQUABLE.

Un precio digno y estable, permitieron en poco tiempo y gracias a la cooperación para el desarrollo, un cacao de extrema calidad, respetuoso con el medioambiente y con los agricultores.

¿Producir más para ganar más?

En Costa de Marfil se acumula más del 33% de la producción de cacao. Son cinco millones de pequeños productores, donde la mayoría cultivan menos de 5 hectáreas.

Sin embargo, a pesar del aumento de los precios a nivel internacional en los últimos años, y del aumento del consumo del cacao, los productores de Costa de Marfil, siguen viviendo por debajo del índice de la pobreza. Esta precariedad en el mercado trae consigo unas consecuencias: no hay renovación de las tierras, por lo que se envejecen las plantas del cacao, la degradación de los bosques, la deforestación de las últimas reservas naturales, la inseguridad alimentaria y el riesgo del aumento de la explotación infantil.

Cuando los consumidores piden responsabilidades en este asunto, los grandes importadores de cacao (industria chocolatera) atribuyen esta baja rentabilidad a una baja productividad y una escasa mano de obra.

Aumentar sus rendimientos para aumentar sus ingresos, es la respuesta de la industria chocolatera convencional.

Los principales actores en el mundo del chocolate han puesto en práctica durante la última década programas para aumentar la productividad, a través de una producción de agricultura intensiva: uso de nuevos híbridos, tala de árboles y uso de abonos químicos y pesticidas.

Varios estudios demuestran los límites de estas prácticas, pues no siempre las técnicas que se utilizan son las que mejor se adaptan a las realidades de los pequeños agricultores.

Una producción intensiva, requiere una inversión que los productores no tienen.

Y si a estos sumamos, la realidad actual, donde los precios están bajando, comprobamos cómo esta situación se agrava para los pequeños productores.

El precio se redujo un 36% en 6 meses, por lo que los productores de Costa de Marfil se están viendo obligados a vender por debajo de su coste de producción.

Antes de la caída de los precios, el precio mínimo garantizado era de 1100 FCFA, que les permitía a los trabajadores tener unos ingresos de entre 50-100€ al mes. Utilizando esta misma base de cálculo, los trabajadores perciben entre 30-60€ al mes, ya que el precio mínimo ha bajado a 700 FCFA/kg.

Debido a esta caída de los precios, el modelo propuesto para intensificar la industria no es aplicable.

Un precio estable para mejorar la calidad del cacao

En 2006, ETHIQUABLE intentó instaurar otro modelo de empresa en Costa de Marfil.

La SCOP decide poner en marcha un proyecto para el cultivo de un cacao Bio& Justo, ya que es el primer país productor de cacao del mundo. El proyecto consistía en crear una cooperativa de Comercio Justo, en un país en el que no existía la producción del cacao ecológico.

Junto a INADES Capacitación, una ONG de Costa de Marfil, ETHIQUABLE, en 2007, por iniciativa de los agricultores de la localidad de M’Brimbo, forman su propia cooperativa. Así nació la Sociedad Cooperativa Equitativa de Bandama (SCEB).

Hoy en día, 7 años después, la SCEB demuestra que otro modelo de producción es posible, sobre la base de un precio justo y un cultivo sostenible.

Con el apoyo de IDEAS-ETHIQUABLE, la cooperativa recibe un precio justo, que permite a los productores:

  • DESARROLLAR UNA CULTURA SOSTENIBLE:

  • Mantenimiento de la diversidad y la tierra, con la plantación de nuevos árboles más jóvenes y la introducción de árboles de sombra.

  • COSECHAR LOS GRANOS TRADICIONALES:

  • Fermentación tradicional de los granos, cubriéndolos con hojas de platanero secas.

  • Periodos largos de fermentación.

En un contexto de caída de precios, el modelo de SCEB es bueno tanto para los productores, para el medio ambiente y para la calidad del cacao.”

Prepararse para el futuro

En este contexto de fuerte caída de los precios, IDEAS/ETHIQUABLE siguen manteniendo sus precios de compra, que son el doble de lo que se paga en el mercado: 4000 US $/tonelada, frente a los 1800 US $/tonelada del mercado. Para IDEAS/ETHIQUABLE, esta estabilidad es un ingrediente fundamental para crear una estabilidad y comprometerse con los productores y crear así un modelo sostenible.

Este precio, permite a la cooperativa pagar a sus productores a 1350 FCFA/kg de cacao, frente a los 700 FCFA/kg que garantiza el Consejo del Café y el Cacao.

Con esta política de precios, unida a la estabilidad en el tiempo y a una fuerte cooperación en el terreno, estamos seguros que lograremos la consolidación de este proyecto campesino.

El precio que le paga IDEAS/ETHIQUABLE, permite a la SCEB invertir en mejoras para la productividad: motocicletas para facilitar los viajes, bicicletas para los productores responsables del control de las normas ecológicas, un nuevo almacén para los productos y un hardware para la administración.

Un modelo que da frutos

La SCEB se asienta en su modelo y crea unas condiciones más propicias para su desarrollo:

  • Crecimiento de la cosecha: se multiplica por 8, pasa de 12,5 toneladas en 2010 a 100 toneladas en 2017.

  • Crecimiento de la cooperativa: 30 nuevos miembros se han unido a SCEB en 2016.

  • Multiplicación de sus clientes: la cooperativa busca nuevos clientes para ofrecerles sus granos de cacao de máxima calidad.

Su modelo ahora inspira a nuevos agricultores en Costa de Marfil, que se benefician de los consejos de la SCEB para convertirse a la Agricultura Ecológica.

La SCEB ha demostrado su viabilidad durante 7 años. El reto ahora consiste en la creación de condiciones y servicios necesarios para poder duplicar su modelo en Costa de Marfil.”